Mi cuerpa es mía.

body-painting-727174_1280Queridas mujeres:

Empiezo así una serie de artículos en los que quiero explicaros muchas de las cosas a las que nos somete el sistema por el simple hecho de ser mujeres. Muchas de estas entradas estarán centradas en la maternidad, pero no todas.

En España, hay una especialidad médica que nos acompaña desde la pubertad a lo largo de nuestras vidas, que no tiene ningún sentido que así sea. El seguimiento médico debería ceñirse estrictamente a la enfermedad. No necesitamos una persona que ha estudiado una carrera de diez años para hacernos un seguimiento de salud. Es un insulto a sus capacidades como profesional y a las nuestras como personas.

¿Por qué no hay médicos especialistas en los hombres? ¿Por qué no se escucha en las conversaciones entre ellos cosas como:

Mi andrólogo me ha dicho que este aftershave es mejor para las irritaciones que me produce el afeitarme todos los días porque tengo una barba muy cerrada. Si no me funciona, me dará un moderador de hormonas para que salga el pelo más suave.

Mañana me toca la revisión anual: Espermiograma y tacto.

Estamos buscando un bebé, así que voy a hacerme un chequeo para asegurarnos de que todo anda bien antes de ponernos en serio.

Voy a llevar a Miguelín a nuestro andrólogo, que ya empieza a tener sueños húmedos y debería empezar a acudir a revisión…

Suena a chiste, ¿verdad? Sin embargo, ya hemos interiorizado que las mujeres acudamos a un ginecólogo desde que aparece la primera menstruación. ¿Por qué?

De los ejemplos masculinos que os he puesto antes, re-estructurándolos un poco, solo hay algo que hace que los hombres vayan al médico y es que tras llevar tiempo intentando que su pareja se quede embarazada, esto no sucede, por lo que van  buscar ayuda específica a su posible problema. Y es que esto es lo NORMAL. Lo que debería ser: Vamos al médico cuando lo necesitamos, cuando hay un problema, cuando sospechamos que pueda haberlo.

Que conste que no estoy criticando a los médicos. Estoy criticando a un sistema que nos manipula y nos hace gastar de forma privada y pública.

Todos sabemos que los sueldos de los médicos son bastante altos; entonces ¿por qué gastamos tanto en hacer estos seguimientos completamente innecesarios?

Si tuvieses que preparar la fiesta de cumpleaños de tu hija, ¿buscarías animadores infantiles o cirujanos pediátricos?

Cuando estamos sanas, son las comadronas quienes deberían hacer el seguimiento de salud de las mujeres a lo largo de su vida, siempre y cuando así lo decida cada una. Las comadronas son las que han estudiado y están preparadas para ello. Así sucede en muchos países y, poco a poco, comienza a extenderse esta práctica en España.

Con esta serie de artículos, intentaré reflexionar sobre las distintas prácticas que se nos realizan por el hecho de ser mujeres y su utilidad, necesidad, relevancia…

Tus sugerencias y comentarios son muy bienvenidos.

Muchas gracias.

 

 

Author: tucomadre

Share This Post On

1 Comment

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *