Vergüenza

dossier
Soy comadrona y aunque actualmente no resido en España, he estado colegiada en distintos Colegios de Enfermería, durante los más de diez años que he ejercido como enfermera y matrona allí.
Desde hace unos días, estamos viendo como, a raiz del “Informe Doulas”, se ha abierto la veda a la nueva caza de brujas del siglo XXI.
Este informe ha sido realizado y lanzado por el Consejo General de Enfermería que representa a todos los Colegios de Enfermería que, a su vez, representa a todas sus colegiadas (utilizo el término femenino de aquí en adelante para referirme a un colectivo mayoritariamente femenino), siendo estas, la inmensa mayoría de enfermeras que trabajan en España.
Yo soy una de muchas enfermeras y matronas que no se sienten representadas, ni apoyan este informe. No voy a dar mi opinión sobre las doulas, porque creo que desviaría la atención de lo que realmente quiero comunicar. Esto es, la vergüenza que siento de que me represente un estamento que, con este informe ha demostrado, aparte de un inmenso desconocimiento de las labores de las doulas, una absoluta falta de respeto a las mujeres y a su libertad de decidir sobre sus partos, sus cuerpos y sus vidas.
Una mujer es libre de decidir lo que hace con su vida, a quien contrata para lo que sea que acontezca en ella y ante eso, ningún profesional podemos, ni debemos, oponernos.
Lo que más me ha dolido de este informe, principalmente como mujer, es como se ha puesto de manifiesto la falta de respeto a las mujeres, que impera en el colectivo sanitario español, pensando que tienen que velar por ellas dando a entender que son incapaces de tomar decisiones responsables por sí solas.
Una mujer elige si quiere ser madre, dónde parir y acompañada de quién; y en la inmensa mayoría de los casos, las que eligen ser acompañadas por una doula, lo hacen tras un largo proceso de búsqueda e información, y no siendo víctimas de un engaño.
Una mujer decide si quiere comerse su placenta (existen abundantes estudios y documentación sobre los beneficios de la placentofagia, que un profesional sanitario de la maternidad, debería conocer. Aquí les dejo una publicación de un médico y máster en nutrición).
La mujer también decide cómo cortar el cordón (con unas tijeras, con velas, con los dientes… o no cortarlo y esperar a que se caiga solo). A mí, personalmente y esto es solo una opinión personal, no me gusta esta última opción, justo por eso no la he realizado en ninguno de mis dos partos y los cordones umbilicales de mis dos hijas fueron cortados por su padre, unas horas tras el parto, usando uno de los métodos antes mencionados (allá cada cual con su imaginación; lo que cada uno hacemos con nuestros cordones y placentas es cosa nuestra y de nadie más).

Los cerrados protocolos de los hospitales son los que dicen que la mujer puede tener, únicamente, un acompañante de su elección. Dar a entender que la doula, mediante engaños y artimañas, consigue ser ella la que entra al paritorio, dejando fuera al padre, es una gran falacia, y pone de manifiesto el respeto que tienen ustedes hacia las mujeres y su capacidad de decidir, dando por hecho que son engañadas por no tomar la decisión que a ustedes les gustaría. Todo esto tiene una solución muy fácil y es aumentar el número de acompañantes de su elección, que puede tener la mujer en el paritorio. Todos sabemos lo grandes que son los paritorios españoles cuando en ellos caben tocólogos, residentes, matronas, enfermeras, anestesistas y pediatras a la vez. Estoy segura de que en la mayoría de las ocasiones, la mujer podría tener dos o tres acompañantes, si así lo desea.

Para acompañar no hace falta ninguna titulación ni ningún examen, le pese a quien le pese. Las doulas se forman en el acompañamiento de la mujer durante su proceso de maternidad y eso es lo que hacen. No son intrusas, no le quitan el trabajo a nadie, simplemente son elegidas libremente por las mujeres que las contratan.
Si alguna de ellas se extralimita en sus funciones, es solo, regulando su profesión, como conseguiríamos que el intrusismo no sucediese. Si una doula comete intrusismo, hay que denunciarla, con nombre y apellidos y no arremeter contra un colectivo.
Durante años, las comadronas hemos sufrido y sufrimos intrusismo laboral permitido y aceptado en España, por parte de los obstetras. En la inmensa mayoría de los paritorios españoles, hay jerarquías, en vez de una separación de conceptos, donde se considera que los obstetras están por encima de las matronas, tomando ellos, casi siempre, la mayoría de las decisiones referentes al cuidado de mujeres de bajo riesgo, que no les competen; son competencia exclusiva de la comadrona (el cuidado de las parturientas de bajo riesgo, no la toma de decisiones, que estas competen solamente a cada mujer en su proceso). Si, como en los países donde las matronas tienen autonomía real, cada profesional se dedicase solo a sus propias competencias (matronas a la fisiología y obstetras a la patología), la tasa de cesáreas de emergencia sería muy similar durante todas las horas del día y eso no sucede en nuestro país. Siendo esta más elevada durante el día que durante la noche, y los días de diario, mayor que los fines de semana. (Cada cual que saque sus propias conclusiones).

El tema de la violencia obstétrica, y el trato del mismo en el Informe Doulas, demuestra muy poco conocimiento de la realidad de los paritorios de este país, cuando en la gran mayoría de estos, las mujeres son víctimas de la misma, a diario. El inmenso problema que la violencia obstétrica supone para las mujeres y sus hijos en España, debe ser reconocido y abordado con la mayor celeridad posible. Cerrar los ojos ante semejante problema, negar su existencia y referirse a ello como una invención de las doulas, es avergonzante para los profesionales sanitarios que la presencian y sufren cada día, y tremendamente irrespetuoso con las mujeres que la sufren en sus carnes aunque, quizás, no sepan cómo se llama.

Tras leer el Informe Doulas, he de decir que el colectivo de las matronas/enfermeras, hemos hecho el ridículo, mostrando total desconocimiento de las doulas, de su trabajo, de quienes son, nombrando incluso hasta a profesionales colegiados sanitarios; el informe está muy mal redactado y realizado, y es tremendamente paternalista con las mujeres. Ellas deciden lo que quieren para sus partos, y la opción de hacerlo en un hospital acompañada del personal que trabaja en el mismo, es solo una de sus opciones, aunque sea la mayoritariamente aceptada.
Con este escrito quiero decir, que a mí, el Informe Doulas no me representa.

Irene Garzón Núñez.
Comadrona colegiada durante más de 10 años en distintos colegios de Enfermería.

Author: tucomadre

Share This Post On

14 Comments

  1. Muy buen post. Ojalá destinaran el mismo dinero y esfuerzo para desprestigiar a un colectivo para promocionarnos… que hay malas prácticas de doulas? por supuesto, que se denuncien todas y cada una de ellas de manera concreta. Y también todos los casos de intrusismo de otros colectivos (profesionales). El sensacionalismo del informe hace que nosotras mismas como colectivo quedemos en ridículo, pero mira, algo bueno ha tenido, que he conocido así tu blog XD
    Buen domingo!!

    Post a Reply
  2. Increíble que una matrona diga estas cosas….me gustaría saber dónde te han dado la especialidad, si en una tómbola o en una máquina de coger juguetes con un gancho….

    Post a Reply
    • Lo que es increíble es tu comentario irrespetuoso solo porque no opino como tú. ¿Podrías explicar por qué pones en duda mis estudios? ¿Qué es lo que te hace dudar exactamente de la validez de mi título? Tirar la piedra y esconder la mano desde el anonimato de un pseudónimo, muy valiente no es.

      Post a Reply
  3. TAL VEZ TAMBIÉN YO ME SAQUÉ EL TÍTULO EN LA TOMBOLA… O SE REPARTÍAN O ALGO ASI… ÁNIMO IRENE. LA VERDAD NO SE PUEDE ESCONDER… OLE TÚ Y TU VALOR. Pilar

    Post a Reply
  4. Gracias Irene.
    Por matronas como tú en parte hoy soy lo que soy. Ya sabes lo que te dije cuando te conocí…
    Y al comentario ese que firma con un anónimo propio de adolescente… Pues qué se le va a hacer, desgraciadamente es un reflejo de todo el trabajo que queda pro hacer, ya no en el parto, sino en la propia vida, en el respeto hacia otras personas y otras formas de ver la vida.
    La pena es que será alguien con un título que le dé pie a poder estar con mujeres en una momento tan sensible de sus vidas.
    Eso nohay Ley que lo regule. Hoy por hoy las titulaciones se dan en base a resultados en pruebas, no a vocación ni capacidad humana.
    Un abrazo a todas las comadronas que lo merecen

    Post a Reply
    • Gracias Nohemí. Cambiar este tipo de actitudes es lo que nos mueve a muchas, afortunadamente.
      Un abrazo de vuelta.

      Post a Reply
  5. AquÍ otra tombolera. Qué vamos a hacer! Hay quien no es capaz de escuchar para comprender y le dan el título en la Universidad. Quizá tengamos que buscar culpables en la facultad, por no valorar la empatía y el saber estar a la hora de calificar los estudios de Matrona. En verdad es un fallo tremendo

    Post a Reply
  6. Matronas tombolas, doulas brujas, que país! Yo me hago Nepalí!

    Post a Reply
  7. Yo conseguí mi titulo en la feria de Albacete, enhorabuena por tu blog Irene.
    Pedro.

    Post a Reply
    • La feria de Albacete?! Uauh, Pedro! Recibe toda mi admiración. He oído que es de las más chungas para conseguir uno. Enhorabuena. Un saludo.

      Post a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. Lo que hay detrás del informe doulas - Tu doula online - […] proyecto Besana El parto es nuestro Isabel Fernandez del Castillo Ibone Olza Jesusa Ricoy …

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *